domingo, 30 de junio de 2013

Whitesnake, Europe, Def Leppard - Vistalegre, Madrid, 26 de junio de 2013: Crónica del concierto (por Pablo A. Martín)



Y si en la entrada anterior Pablo A. Martín (@PabloSlowhand) de El blog de Pablo A. Martín, nos dejaba su crónica del concierto ofrecido por Bon Jovi en el Vicente Calderón (Madrid), ahora ha querido también compartir sus impresiones del concierto que el trío formado por Whitesnake, Europe y Def Leppard dieron por el Palacio Vistalegre (Madrid) justo el día anterior. No para Pablo. Os dejo con otra buenísima y sugerente crónica. Ah, y no dejéis de pasaros por su blog.


Viaje al mejor hard rock de los ochenta


El pasado 26 de junio en Madrid, Def Leppard, Whitesnake y Europe nos transportaron a los años dorados del hard rock con un concierto histórico en el Palacio de Vistalegre.

por Pablo A. Martín


Pocas, muy pocas veces, surge la oportunidad de vivir una noche de rock como la que Whitesnake, Europe y Def Leppard nos regalaron en Madrid hace unos días. Un viaje a años dorados de la mano de estos tres pilares del Hard Rock de la década de los ochenta es algo que no se ve todos los días. En la capital, todos los asistentes teníamos billetes para ese tren, como también en San Sebastián, Barcelona y Santiago los tuvieron. El sonido no fue bueno, nada bueno, y los años han pasado, pero no se notó, algo mucho más grande eclipsaba todos los defectos que el paso del tiempo había generado. El recuerdo, la magia y el rock se apoderó de todos nosotros, era momento de brindar por el rock and roll, por lo que fue, por lo que es y por lo que será, siempre.

Largas colas se formaban a la entrada del Palacio de Vistalegre desde poco después del mediodía. El calor ya veraniego de la tarde madrileña no evitó que las calles se llenaran de cuero, leopardo, gafas, chupas, vaqueros, parches, pañuelos, cadenas y cardados, Madrid era la capital del rock. En dos días tocaban en la ciudad cuatro de las mejores bandas de la historia: Def Leppard, Whitesnake, Europe y Bon Jovi, y se sentía en el ambiente. Pero ya habría tiempo para el de New Jersey, tres leyendas estaban esperando.



El primer plato era Europe, la mítica banda sueca, que puntual como un reloj salió al escenario con fuerza e intensidad ante un público entregado desde el primer minuto y más que dispuesto a pasar una noche memorable.

Tempest y los suyos comenzaron con dos contundentes canciones de su último disco Bag Of Bones que estuvieron un poco lastradas por una mala ecualización. La cosa mejoró y el clásico "Superstitious" encendió del todo a un Vistalegre abarrotado. La banda se fue contagiando también y fueron de menos a más, con actitud y seguridad. El guitarrista John Norum comenzaba a dedicarnos buenos solos y tuvo una gran noche, pero fue Joey Tempest quien estuvo pletórico, haciendo disfrutar y disfrutando. Él pronunció las primeras palabras en castellano de la noche y, por supuesto, se llevó una gran ovación. Tras varios temas llegó "Carrie", su maravillosa balada que en algunos conciertos anteriores no habían tocado y que fue coreada por miles de gargantas.

Llegaba el momento álgido de su concierto, "Rock The Night" sonaba y el respetable disfrutaba, saltaba y cantaba. El listón siguió subiendo con "Last Look At Eden", que para mi gusto es una de las mejores canciones de la banda y que en directo interpretan magistralmente, con su correspondiente introducción por supuesto.



Como no podía ser de otra forma, su actuación terminó con su archiconocida "The Final Countdown" que obviamente causó furor entre los asistentes que tararearon cada acorde y cantaron cada verso. Un final perfecto para un concierto muy completo y que dejó a todos, incluso a los no adeptos a la banda, satisfechos.


Tras un pequeño descanso era el turno de los míticos Whitesnake, liderados por su carismático cantante, David Coverdale. Un buen puñado de críticas ha recibido el líder de la banda por el estado de su voz, pero tengo que decir que tampoco es para tanto. Mr. Coverdale ha sido uno de los mejores cantantes de la historia de este género musical si no el mejor y, aunque no es ya el de antaño, sigue teniendo todo lo necesario para girar por el mundo junto a una banda que es una verdadera maravilla y que le ayuda sobremanera y en la que cabe destacar las figuras de Tommy Aldridge, uno de los baterías más grandes que jamás habrá, y el genial guitarrista Doug Aldrich.



The Snakes salieron al escenario tras sonar "My Generation" de los Who y la primera canción fue la magnífica "Give All Your Love" con la que suelen empezar cada concierto de un tiempo a esta parte. A continuación Coverdale gritó: "Are you ready and willing?" y se lanzaron a dicha canción sin miramientos. Muchos de los allí presentes éramos incondicionales de Whitesnake y era algo evidente, fue el concierto que más intensamente se vivió y quizá por ello se pasaron por alto algunos defectos. En cualquier caso, las serpientes seguían sacando los dientes y haciéndonos disfrutar como en aquellos años...

"Can You Hear The Wind Blow" y "Don't Break My Again" dieron paso a su preciosísima "Is This Love", uno de los momentos más emotivos de la noche. Coverdale tampoco se olvidó de John Lord ni del también fallecido Powell al dedicarles "Gambler", una de esas canciones con el sonido clásico de la banda.

El concierto continuó con grandes temas entre los que destaca "Forevermore" de su último disco, una de las mejores canciones que se han compuesto en los últimos tiempos y en la que se nota que el bueno de Coverdale se siente cómodo.


Y para terminar, ¿qué mejor forma que con una traca de tres de sus mejores temas? La perfecta "Fool For Your Loving", uno de los mayores himnos del rock como es "Here I Go Again" y, para rematar, la apoteósica "Still Of The Night" que causó el delirio. Coverdale y los suyos fueron despedidos con una atronadora ovación en agradecimiento por su música.

En el concierto de Whitesnake también hubo tiempo para un excelente duelo de guitarras entre Aldrich y Bech, todo un showman, y para un impresionante solo de batería de Aldridge que primero con sus baquetas y luego con sus manos nos dejó boquiabiertos, como siempre. Una banda que sigue demostrando que tiene fuerza y que sigue levantando pasiones por cada ciudad que pasa. Larga vida a la serpiente blanca.


Era lo hora de Def Leppard. Los cabeza de cartel llevaban 17 años sin pisar nuestro país y la expectación por verles de nuevo era máxima. Sin lugar a dudas era el plato fuerte, gustos aparte. Con el escenario completo a su disposición y pantallas gigantes, los británicos nos deleitaron con un concierto memorable. Pese a que su estilo es bastante diferente al de Europe o Whitesnake y que para los fans de dichas bandas pueden ser algo difíciles de escuchar, casi todos los presentes coincidieron al termino de la noche que los Leppard habían dado un conciertazo. Y así fue, gracias a un repertorio muy completo, incluso con sorpresas, y a unas magníficas interpretaciones. Además, al ser cabeza de cartel su sonido fue sin duda el mejor, muy por encima de sus compañeros de gira aunque sin llegar a ser óptimo.



Sonaba "Won't Get Fooled Again" de los Who y sin previo aviso salió Def Leppard y comenzaron a tocarla por encima ellos mismos en directo de una forma abrumadora, toda una sorpresa que nos dejó alucinados y a punto para su show. Rápidamente dieron paso a "Good Morning Freedom" y al tema de Sweet "Action". Para calentarnos definitivamente continuaron con una versión perfecta de "Fooling" y un poco más adelante dieron otra sorpresa con "Mirror, Mirror (Look Into My Eyes)" que no suelen interpretar y que emocionó a los fans más acérrimos.

Fue muy emocionante ver a Vivian Cambell acompañando a Phil Collen en las guitarras. Recientemente se hizo pública la noticia de que padecía cáncer y verle aún así, sin su melena negra, dándolo todo en el escenario es algo que me sobrecogió a mí y a todos los presentes. Digno de admiración.



Tras "Let's Get Rocked" dieron paso a un vídeo de cinco minutos con imágenes históricas de la banda y que sirvió para recordar a aquel gran guitarrista de la banda que ya nos dejó, Steve Clark. Al término de la proyección comenzó la parte más impresionante del concierto. La banda tocó su disco más famoso completo, de inicio a fin. Exacto, ese disco maravilloso del 87 con el que vendieron más de 20 millones de copias, Hysteria. Sus mayores éxitos no dejaron a nadie indiferente, escuchar "Love Bites", "Pour Some Sugar On Me" o la propia "Hysteria" con esa precisión y con ese espectacular juego de luces e imágenes es algo que se queda grabado para el recuerdo. También destacar la atronadora versión de todo un tributo al glam rock como es "Rocket" y que fue una de sus mejores interpretaciones.



Tras terminar su exitoso álbum, la gente quería más y en los bises no podían faltar dos temas básicos en su carrera: "Rock Of Ages", con Rick Allen siendo vitoreado, y "Photograph", la canción perfecta para cerrar el concierto y poner punto y final a una noche legendaria de hard rock, una noche que no será olvidada por los miles de fans, como tampoco creo que se olviden en las otras tres ciudades afortunadas en las que estos tres monstruos del rock and roll nos dejaron claro que el rock and roll sigue vivo y por mucho tiempo. Lo mejor de todo era poder decir que además: "Mañana a ver a Bon Jovi" (y así fue: leer crónica)


©Pablo A. Martín
[Fotografías de Pablo A. Martín y Estefanía Muñoz]


Puede interesarte:

Reportaje fotográfico del concierto (por Jose Casado)

Setlists y primeras crónicas

No hay comentarios:

Publicar un comentario