miércoles, 5 de abril de 2017

The Allman Brothers Band - Live At Fillmore East (1971): Crítica review



por Alberto Iniesta (@A_Maqueda_8)
del blog Discos





Hay muchos buenos directos en la historia del rock, pero hay pocos que alcancen la categoría de míticos. Discos en directo hay muchos, pero siempre hay algunos que, por razones de sexo, raza, religión son diferentes. Los Allman Brothers no eran el grupo más conocido, ni mucho menos el más exitoso dentro de esa ebullición de grupos sureños de aquellos finales de los sesenta y primeros setenta, donde los Lynyrd Skynyrd dominaban a los Allman Brothers y a los Outlaws. Los dos primeros discos en estudio de los Allman pasaron casi desapercibidos, y la solución fue este pedazo de álbum que es un imprescindible con mayúsculas. Algunas de las cosas que lo hicieron – y hacen – tan grande son:



Cara A: Lo primero, la portada, que habla por sí sola. En blanco y negro, con los miembros del grupo posando (algo inusual, con lo que aborrecía el grupo las fotos), es una de esas portadas por las que comprarías un disco. Si lo tuyo son los vinilos, ya sabrás a qué me refiero.

Cara B: Disco doble, cuatro caras, siete canciones. Si las canciones largas son las que realmente te llenan, si te gusta un buen rock and roll con unos solos que no dejan indiferente a tu piel, este es tu disco. Hora y veinte minutos de puras jams de las que solo los grandes como Deep Purple o Led Zeppelin salen airosos. Los Allman Brothers también se apuntan a esa sociedad.




Cara C: El rock and roll está lleno de versiones, y nunca las versiones que aparecen en este disco salen en listas de “mejores versiones”. Las que hay aquí ocupan casi todas las caras del disco, y realmente son cojonudas. Probablemente, el "Stormy Monday" sea mi favorita. Haciendo honores a su título, provoca tempestades los lunes, martes, miércoles… Pocas veces un título hace tanta justicia a una canción.

Cara D: Y, para terminar, es justo otorgarle a ese genio llamado Duane Allman una cara entera. Por esos 23 minutazos de "Whipping Post", es necesario que se le eleve a la categoría de dios de la guitarra que tanto merece y que tan pocas veces se le reconoce.

Si no existieran, habría que inventarlos. Es el último disco que me he comprado, y sigo enganchado. Sobran las palabras, que suenen alto en tus altavoces. RNR!!!!

Por aquí suena ese "Whipping Post"


Visita el blog DISCOS

2 comentarios:

  1. Probablemente, junto con el Live at the harlem square club de Sam cooke, el mejor live de la historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff está muy difícil eso. A mí el mejor me parece el Made In Japan, pero ese que dices de Sam Cooke es buenísimo, y no tardaré en traerle por aquí. Saludos!

      Eliminar