domingo, 4 de mayo de 2014

Microrrelatos - Cosas en los bolsillos (26): El bosque



El bosque

EL viaje será largo, o corto; nunca se sabe. Como cada día, nos enfundamos en nuestros trajes especiales antes de enfrentarnos a la travesía. El de ella es azul; el mío, rojo. Un poco más tarde, un tiempo sin relojes, un abismo, una luz evanescente... y el bosque. Damos el primer paso para internarnos en la jungla. Una vez en la espesura, caminamos imprudentemente, inocentes sin pasado, con la memoria infantilizada de olvido. No recordamos que allí nos abordarán sin tregua monstruos disfrazados de rostros conocidos, proyecciones del mundo en donde Satanás tendió sus redes y nos sonríe con feroz iracundia desde una orilla, observando nuestros primeros temblores, nuestras huidas a ningún sitio y nuestros jadeos insonoros, tragados. Inermes como estamos frente a tanto espanto, las voces y los golpes se suceden sobre nosotros como lluvia de fuego, de manera inmisericorde. Pero ya casi hemos llegado: tan solo un paso más y ya estaremos fuera. La luz aún tenue, pero cierta, del día nos revela los bordes de las cosas. Y andamos por la casa como si estuviéramos vivos de repente.

©ÁCS

2 comentarios:

  1. Hola, Ángel.

    A mí me ha hecho imaginar a dos hermanos, con los pijamas puestos, imaginando una aventura en su habitación.
    Me deja un poco recelosa esos monstruos disfrazados de rostros conocidos...

    Ángel, la composión del texto me gusta y has escogido palabras que hacía años que no escuchaba como iracundia, pero no le pillo la intención. Si al menos apareciera una zanahoria podría lanzarme a especular, pero no sé...

    Unos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tow. Al final creo que queda claro que salen de un sueño, de una pesadilla, tremenda pesadilla tras la cual siguen viviendo como si nada hubiera pasado cuando despiertan y retoman los hábitos de la vida. Así lo interpreto yo, jaja. Saludos.

      Eliminar