martes, 27 de mayo de 2014

Edguy - Space Police Defenders of the Crown (2014): Crítica del disco. Review





Todo había comenzado con el power metal clásico de sus dos primeros álbumes, Savage Poetry en 1995 y Kingdom Of Madness en 1997. Después, Edguy comenzaba a incorporar elementos sinfónicos y operísticos a su sonido a partir del Vain Glory Opera de 1998, arreglos orquestales que proporcionaban una serie de álbumes que veían en el Mandrake de 2001 la culminación del power metal sinfónico de los germanos.


por Blue Monday (@BlueMonday1971)
del blog Kids Wanna Rock

En 2004 Edguy publicaban Hellfire Club, un trabajo en el que su sonido daba un giro hacia el hard rock tradicional, menguando la rimbombancia de las voces y los excesos de los teclados en favor de las guitarras, disminuyendo también la seriedad lírica. Rocket Ride en 2006, Tinnitus Sanctus en 2008 y Age Of The Joker en 2011 continuaron esa línea, pero Edguy habían comenzado a sonar mediocres y repetitivos.




Edguy acaban de publicar Space Police: Defenders Of The Crown, su onceavo álbum de estudio, y como todo en lo que está implicado Tobias Sammet, alma de Edguy y Avantasia, la expectación era grande. ¿Seguirían por los derroteros del hard rock ochentero?, ¿retomarían el power metal sinfónico que los elevó a la cima? Pues bien, Edguy han conseguido fusionar de un modo fabuloso ambos elementos, encontrando un encomiable equilibrio entre sus raíces power metal y su obsesión por el hard rock.

En cualquier caso, Space Police: Defenders Of The Crown, producido brillantemente por Sascha Paeth y por la propia banda, parece recrearse más en el clásico power metal germánico rápido, feroz y agresivo, pero no olvida esas influencias hard rock y ese sentido del humor que les diferencia de otras bandas contemporáneas en era y estilo. Un álbum más enérgico y consistente en términos de composición e interpretación, empapado de una actitud y un humor que separan radicalmente Edguy y Avantasia, los dos proyectos de Sammet.



Un álbum poderoso y lleno de consistencia en el que se puede apreciar perfectamente como ha variado la interpretación vocal de Tobias Sammet, encontrando ahora el rango de voz adecuado para el estilo sonoro que su banda ha adoptado. Buen trabajo de voces y buen trabajo de teclados, sin excesos, otorgando carácter y texturas a la mayoría de composiciones de Space Police: Defenders Of The Crown.

El trabajo de guitarras de Jens Ludwig y Dirk Sauer es realmente bueno. Más agresivo y enérgico que en trabajos precedentes, sirviendo rápidos riffs y solos de la vieja escuela power metal alemana y gloriosos duelos que no dejan olvidar sus influencias fuertemente ancladas en el hard rock ochentero. El combo rítmico vuelve a mostrarse superior, y tanto el bajo de Tobias Exxel como la batería de Felix Bohnke se convierten en el soporte perfecto para voz y guitarras de Edguy.




Abre el álbum "Sabre & Torch", una de las mejores composiciones de Sammet en los últimos tiempos. Lírica fantasiosa para riffs agresivos que acompañan los gritos de Sammet y estribillo demoledor. Un corte rápido y heavy que recuerda al más clásico power metal. Después "Space Police", de nuevo con letras fantásticas para un tema de estribillo adictivo, riffs potentes y teclados atmosféricos.

Aparece "Defenders Of The Crown", un temazo de metal germánico con inmenso duelo de guitarras tras el que Edguy recrean las sensaciones de los himnos del hard rock ochentero en "Love Tyger" con sus riffs delirantes, su actitud y su genial estribillo.

La agresividad de "The Realms Of Baba Yaga" evoca fielmente la vieja escuela. Corte rápido, furioso y excitante con un portentoso riff tras el que llega el curioso cover del "Rock Me Amadeus" de Falco, tal vez histriónico pero nada desagradable a pesar de que posiblemente esté fuera de lugar.

"Do Me Like A Caveman" vuelve a impregnarse del aroma hard rock ochentero con buenas guitarras, una línea simple de teclados y una contenida interpretación vocal de Sammet. Luego la feroz "Shadow Eaters", un corte que mezcla muy bien el power metal con el hard rock, mostrando a un estratosférico Felix Bohnke.

"Alone In Myself" es una muy respetable power ballad de estribillo totalmente Avantasia y " The Eternal Wayfarer" cierra Space Police: Defenders Of The Crown con nueve épicos minutos que suponen un acertado retorno a la grandilocuencia dramática de tiempos pasados en Edguy, con reminiscencias Led Zeppelin incluidas.


Definitivamente un muy buen álbum de Edguy, aunando los elementos que les hicieron subir, arrastrando a los fanáticos de un lado y del otro del elenco de géneros entre los que transitan, demostrando de nuevo la apabullante capacidad compositiva de Tobias Sammet y la brillantez interpretativa de su banda en un trabajo que engancha y divierte a partes iguales.

por Blue Monday (@BlueMonday1971)
del blog Kids Wanna Rock

No hay comentarios:

Publicar un comentario