lunes, 19 de marzo de 2012

Microrrelatos - Basura Espacial 8: Mis labores


Mis labores

NORMALMENTE lo primero que hago es llevarlo hasta lo alto del puente, pero de nuevo el miedo le impide lanzarse al vacío. Luego decido que lo mejor es que vayamos de copas, y viajamos de bar en bar donde somos ya sobradamente conocidos, y, bueno, la camaradería y la complicidad entre todos gobierna el ambiente. Por la tarde, lo mejor es que acuda de una maldita vez a ver a su familia, así que, conforme está, hecho una piltrafa, lo traslado hasta la puerta de su casa, donde no atina ni a meter la llave bajo la mirada de infinidad de vecinas aburridas y criticonas. Decido, al fin, que no entre en casa y vamos a tumbarnos sobre un banco del parque. Una vez que ha descansado, recobra un mejor aspecto, y entonces lo llevo, engañado, a mi casita del bosque. Allí lo degüello, lo troceo, lo rebozo con mantequilla y... ¡al horno! (Es posible que, hasta dentro de un mes, no necesite de otra víctima. Yo soy un hombre honrado, no muy comilón, trabajo en una oficina de correos y cumplo religiosamente con mis obligaciones laborales; como suele decirse, me cuido).

Ángel Carrasco Sotos

6 comentarios:

  1. Algo habíamos avanzado, ya no se limitaba a degollar a sus victimas y comérselas crudas, ahora las aderezaba, las rebozaba y ademas las horneaba, después se sentaba en la mesa, encendía las velas y empezaba el festín. Lo habíamos humanizado después de aquel terrible accidente aéreo ocurrido en los Andes hace ya algunos años, aunque sigo pensando que nos precipitamos en darle el alta de aquél sanatorio frenopático.
    Saludos,adéu

    ResponderEliminar
  2. Jua, jua, es lo tuyo, ya te lo digo, lo de hacer micros, jaja.
    Un saludo (acabo de llegar a casa, voy a mirar eso).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No muy comilón y ¿te va a durar solo un mes?.
      Con la poquita carne que como yo, me duraría más de seis meses, calculo.

      Ángel, te estás canibalizando y eso da mucho miedo.

      ¡Qué bueno!

      Un besazo.

      Eliminar
  3. Como se nota que cocinas más bien poco... REbozar es cubrir con huevo y harina antes de freír, ¡ay, Dios mío!, otro que no hace ni "el huevo" en su casa.
    ¿Por qué con mantequilla?... me recuerda a "El último tango en París" o ¿es que te me estás afrancesando?, mejor aceite de oliva para cualquier carne al horno y además es un producto nacional.

    Me da miedo ese aire canibalizado del protagonista. ¿Dónde vamos a ir a parar con la crisis?
    No obstante y como siempre, me gusta.

    Un abrazo.

    PD: Vine ayer y escribí, pero algo pasa que los comentarios no se publican; no sé si es solo a mí o le pasa a más personas. Bueno, pues que sepas que he re-venido.

    ResponderEliminar
  4. Madre mía, es lo que tiene escribir de cocina ante un público especializado como tú. Debes de ser una cocinera del copón, una Arguiñana en toda regla.

    Me alegro de que te haya gustado. Iba a tener otro final, como que ese al que acompaña era uno mismo, pero me dije: esto creo que va a estar claro desde el principio, así que me fui por la vía fácil, la inesperada.

    P. D.: No sé nada de eso que me hablas. Espero que solo hayas sido tú, porque si no... se me va la clientela.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, menuda cocinera estoy hecha yo... Tengo tan solo dos menús: el de invierno y el de verano.
    Invierno: macarrones con tomate y cocido.
    Verano: huevos rellenos y ensaladilla rusa o ensaladas de bolsa que vienen lavadas.
    Verás que más bien poca variedad.

    Me hubiera gustado también leer el desarrollo del primer final...

    ResponderEliminar