sábado, 31 de marzo de 2012

Microrrelatos - Basura Espacial 10: Trapecista



Trapecista

EL habilidoso trapecista está allá arriba. Como anunciaba el colorido cartel que han colgado por toda la ciudad, se dispone a efectuar ese salto mortal nunca visto. Saluda al público alzando la mano y asintiendo mínimamente con la cabeza. El público aplaude con estrépito. Coge el trapecio con ambas manos. El público mira hacia el cielo, en éxtasis, con el labio inferior apeado. El silencio puede cortarse en lonchas. El trapecista se descuelga y comienza a mecerse a un ritmo que se ve incrementado en cada balanceo. El público lo sigue al unísono, embobado, con los ojos. Nadie parpadea: ellos piensan que el trapecista es idiota por arriesgar así su vida; ellas mantienen la mente en blanco sobrecogidas por un terror inexplicable y telúrico. Una vez que el trapecista estima que la velocidad y la altura son suficientes, se suelta y comienza a girar sobre sí mismo; pero cuando sus manos quieren mecánicamente buscar el otro trapecio se encuentran con la nada. El trapecista comienza a caer a plomo atraído por una gravedad feroz que parece querer devorarlo enseguida. La gente grita. Al tomar tierra, el trapecista comprueba que ha salido ileso. Se frota las manos y hace una reverencia al público. Repite el número todos los días.

Ángel Carrasco Sotos

6 comentarios:

  1. Genial, Ángel.
    Es fascinante como lo has contado; me vi abajo, sentada en las gradas rodeada de público. Muy bueno.
    La ilustración es maravillosa; me encanta.

    Ahora y tras esa palmadita en la espalda que te mereces, por supuesto, he de decir que he creído percibir unos matices que me deberías aclarar
    "El público... embobado... ellos piensan (¿comorrrr?) y ellas mantienen la mente en blanco (no puedorrrr)..."
    ¿Por qué ellos piensan y ellas mantienen la mente en blanco?, te ha faltado decir "como siempre". Ángel, no aprendes de mis lecciones para aprender a entender al sexo fuerte
    Bah!, sé que te puede haber traicionado el subconsciente, jajaja y no tiene mayor importancia, porque "hasta el mejor escribano, echa un borrón".

    Besos y buena semana.

    ResponderEliminar
  2. Para empezar, gracias por esos inmerecidos plácemes y elogios que viertes sobre este micro y sobre mi particular persona.

    En cuanto a lo expuesto en el segundo párrafo añado (jua, jua): a) Muchas veces el sentimiento no requiere de pensamiento; es más, en muchos casos lo estropea adornándolo vanamente; b) pensar NO es sinónimo de ser inteligente... porque ¡pueden pensarse tantas cosas! c) Por último, el escritor en este caso se ha dedicado simplemente a describir objetivamente la situación de ese momento, y, por lo tanto, se lava las manos.

    Besazo y cuidado con las procesiones al cruzar la calle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo con el punto b).
      Meditaré un poco más los otros tres.
      Disfruta tú también y descansa que lo que es yo tengo que trabajar, en casa, pero trabajar.
      Unos abrazos.

      Eliminar
  3. Muy bueno el blog. Pasate por el nuestro, hacemos revisiones de discos: http://persimusic.wordpress.com/ Si te parece intercambiamos links. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Habían tenido que trabajar mucho, para que aquel primate aprendiera el arte del trapecio, varios años habían pasado desde que se lo compraran a aquel traficante de animales, pero ahora recogían sus frutos, viajando por medio mundo ofreciendo aquel espectáculo tan lucrativo, y total por un puñado de cacahuetes,saludos,adéu.

    ResponderEliminar
  5. Una muy buena inversión, jaja. Ya te he dicho mil veces que tienes madera de microrrelatista, así que ánimo.
    Saludos.

    ResponderEliminar