lunes, 11 de febrero de 2019

Las mejores películas de 1973 - Lo mejor del cine de ese año (comentado)

El exorcista.

por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC



Sin ser un año sublime, sí que abundan los clásicos en este 1973. Sigue habiendo cine social y con ínfulas políticas, pero ya sacan decididamente la cabeza nuevos autores que van actualizando y refrescando los géneros clásicos. Vemos a Woody Allen, Brian De Palma, Martin Scorsese, George Lucas… ya vimos en años anteriores a Spielberg o Copolla.


El golpe.


El Noir, el thriller, la revisión histórica desde perspectivas políticas, el cine social… van consiguiendo títulos que se quitan los agarrotados estereotipos de años anteriores. Y es que, como dije la semana pasada, ese 1972 parece el pistoletazo de salida para el cine moderno tras la transición sesentera.

-------------------------

Las mejores películas de 1973
Lo mejor del cine de ese año


ACCIÓN EJECUTIVA, de David Miller. 

Antecedente de JFK de Stone, protagonizada por Burt Lancaster y Robert Ryan, en el que se nos muestra cómo pudo ser la conspiración contra Kennedy. Interesante.


ALMAS DE METAL, de Michael Crichton. 

Original cinta, antecedente de Terminator y Parque Jurásico (el autor es, precisamente, el de las novelas de dinosaurios), que con sus defectos resulta un gratificante entretenimiento que ahora triunfa como serie de televisión.


AMARCORD, de Federico Fellini. 

Una de las grandes obras maestras de Fellini, que además ganó el Oscar a Mejor Película de Habla no Inglesa. Una comedia que retrata la vida cotidiana de un pueblecito en la que el director se deja el alma y los recuerdos.





AMENAZA EN LA SOMBRA, de Nicolas Roeg. 

Una estupenda cinta de intriga en la que cabe destacar la escena de sexo entre Sutherland y Christie, de la que se rumoreó hubo sexo real.


AMERICAN GRAFFITI, de George Lucas. 

Encantadora cinta de Lucas, un retrato nostálgico de la adolescencia sesentera, que encaja a la perfección en esta época. Resulta curioso que los cineastas que revolucionaron los 80, creando esta ola de nostalgia actual, ya hicieran retratos nostálgicos de décadas anteriores.




AMOR Y ANARQUÍA, de Lina Wertmüller. 

Un poco de drama, otro de comedia y un tanto de política en esta cinta que funciona aceptablemente.


CASA DE MUÑECAS, de Patrick Garland. 

Aceptable adaptación de la obra teatral de Ibsen.


CHACAL, de Fred Zinnemann. 

Una joya absoluta del cine de intriga y suspense. Con un estilo casi documental, Zinnemann consigue uno de sus mejores trabajos lleno de frialdad, sobriedad y calidad. Magistral.





CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE, de Richard Fleischer. 

Estupenda cinta de Ciencia Ficción que ya tocaba el tema de la superpoblación. Protagonizada por Charlton Heston y Edward G. Robinson.


DELICIAS TURCAS, de Paul Verhoeven. 

El primer gran éxito de Verhoeven, que le dio dimensión internacional, y con el bueno de Rutger Hauer. Sin complejos.


DILLINGER, John Milius. 

Retrato del gángster Dillinger, junto a su banda y la persecución policial. Un aceptable thriller. Historia que ha tenido bastantes títulos.


DOS HOMBRES EN LA CIUDAD, de José Giovanni. 

Entre el thriller y el drama, Giovanni consigue una buena reflexión contra la pena de muerte protagonizada por Alain Delon.




EL CONFIDENTE, de Peter Yates. 

Otro buen thriller, este protagonizado por Robert Mitchum, donde abundan los delatores, las bandas y los robos…


EL DORMILÓN, de Woody Allen. 

Divertidísima cinta de Ciencia Ficción, pero básicamente de comedia alocada, donde Allen nos regala otra buena serie de gags estupendos.




EL EMPERADOR DEL NORTE, de Robert Aldrich. 

Adaptando a Jack London, Aldrich entrega otra excelente película ambientada en la Gran Depresión donde destacan también las interpretaciones de Lee Marvin y Ernest Borgnine.


EL ESPANTAPÁJAROS, de Jerry Schatzberg. 

Duelo entre Gene Hackman y Al Pacino, ahí es nada. Y más vagabundos. Una road movie que también es buddy movie. Una olvidada gran película.


EL ESPÍRITU DE LA COLMENA, de Victor Erice. 

Una de las grandes cintas del cine español moderno. Llena de lirismo, poesía y gran uso de la alegoría y la metáfora.Un gran clásico donde destaca la niña Ana Torrent y sus ojos.




EL EXORCISTA, de William Friedkin. 

Uno de los grandes clásicos del terror moderno. Aunque muchos se hacen los machotes y demás, la película sigue perturbando y aterrando gracias a ese estilo documentalista y frío con que la dirigió Friedkin. Iconográfica como pocas, copiada como casi ninguna. Y la música de Mike Oldfield.


EL GOLPE, de George Roy Hill. 

Una de las películas con más admiradores de los 70, la favorita de muchos. Puro ingenio, picardía chispeante, originalidad… algo tramposa en alguna ocasión, pero sensacional. Paul Newman, Robert Redford y George Roy Hill. Un trío mítico en los 70.


EL HOMBRE DE MACKINTOSH, de John Huston. 

Buen thriller de Huston, un título entretenido y con muchos alicientes protagonizado por Paul Newman, que repite. Algo confusa y deslavazada, pero cumple sin problemas. James Mason está espléndido.


EL HOMBRE DE MIMBRE, de Robin Hardy. 

Cinta de culto que se sumerge en los laberintos del terror. Película extraña y sugerente, de atmósfera enrarecida que cosechó un gran éxito. El remake que protagonizó Nicolas Cage no está a la altura…




EL PLANETA SALVAJE, de René Laloux. 

Un clásico de la animación europea, y de la Ciencia Ficción. Una auténtica joya, película de culto y cita indispensable para los muy cinéfilos.





EL RELOJERO DE SAINT-PAUL, de Bertrand Tavernier. 

Tavernier se adentra en este thriller que adapta la novela de Georges Simenon. Un buen trabajo protagonizado por Philippe Noiret.


EL REPARTIDOR DE HIELO, de John Frankenheimer. 

Adaptación de la obra teatral del Premio Nobel Eugene O'Neill. Otro gran título de Frankenheimer, aunque alejado de sus thrillers.


EL TREN, de Pierre Granier-Deferre. 

Nada que ver con la de Frankenheimer. Esta es una cinta francesa en clave de intriga romántica. Otra adaptación a Georges Simenon.


EL ÚLTIMO DEBER, de Hal Ashby. 

Un estupendo título que no logró el éxito merecido. Jack Nicholson está espléndido y consiguió una nominación al Oscar, papel por el que rechazó el de “El Golpe” (el que fue para Robert Redford).




EL VIAJE FANTÁSTICO DE SIMBAD, de Gordon Hessler. 

Cinta británica de aventuras que cumple con solvencia sus ambiciones como entretenimiento.


ESTADO DE SITIO, de Costa-Gavras. 

Gavras ahora adentrándose en las tropelías de la dictadura uruguaya. Otro de los grandes títulos sociales y políticos del director.


HARRY EL FUERTE, de Ted Post. 

Secuela de Harry el sucio (Don Siegel, 1971), que queda lejos de la primera, pero cumple como thriller de acción, sobre todo gracias al carisma del personaje encarnado por Clint Eastwood.




HERMANAS, de Brian De Palma. 

Un De Palma de primera época que ya se adentraba en historias inquietantes tras varias comedias particulares. Una intriga psicológica, que sin ser gran cosa tiene sus alicientes.


ILUMINACIÓN, de Krzysztof Zanussi. 

Reflexión sobre los conflictos entre la razón y el sentimiento, la imposibilidad de renunciar a la propia naturaleza. Una apreciable cinta polaca.


INFIERNO DE COBARDES, de Clint Eastwood. 

Atareado Eastwood este año. Esta es una de sus joyas, anterior a esa “Sin Perdón” (1992) que lo elevó a los altares. Un excelente Western con toque alegórico y personal que muestra el talento del director.


JESUCRISTO SUPERSTAR, de Norman Jewison. 

Adaptación a la pantalla del famosísimo y exitosísimo musical de Andrew Lloyd Webber, uno de los más afamados de todos los tiempos.




LA GRAN COMILONA, de Marco Ferreri. 

Esperpéntica sátira, desfasada y excesiva, que, desde luego, no es apta para todo el mundo. Comedia negra con un excelente reparto. No deja indiferente.




LA GRAN ESTAFA, de Don Siegel. 

Entretenido thriller de Don Siegel protagonizado por Walter Matthau. Efectivo y acertado.


LA MAMÁ Y LA PUTA, de Jean Eustache. 

Larga cinta circunscrita en los postulados de la Nouvelle Vague. Una aguda reflexión con elementos intelectuales, sentimentales, psicológicos e introspectivos. Un pequeño clásico setentero.




LA MONTAÑA SAGRADA, de Alejandro Jodorowsky. 

Más excesos de Jodorowsky, estos en clave de cine fantástico surrealista.




LA NOCHE AMERICANA, de François Truffaut. 

Clásico de Truffaut y modelo del Cine dentro del Cine. Un rodaje por dentro mostrado como pocas veces. Una de las obras cumbre de su director.



LA ORGANIZACIÓN CRIMINAL, de John Flynn. 

Protagonizada por Robert Duvall, es un cumplidor thriller. Tampoco da para mucho más.


LA PRIMA ANGÉLICA, de Carlos Saura. 

Un gran José Luis López Vázquez (actor sublime) y la Guerra Civil como telón de fondo, sus consecuencias, para otro reseñable título de Saura.




LADY SNOWBLOOD, de Toshiya Fujita. 

Una de venganzas con samuráis y lo bizarro como base de todo. Cinta de culto que hará gozar a los fans del género. Seguro que Tarantino lo hizo.


LUNA DE PAPEL, de Peter Bogdanovich. 

Encantadora comedia de Bogdanovich ambientada en la Gran Depresión, en la que deslumbró una Tatum O’Neal que ganó el Oscar a Mejor Actriz de Reparto con 10 años. Una auténtica joya muy recomendada.


MALAS CALLES, de Martin Scorsese. 

Determinante cinta de Scorsese, primera gran obra que ya mostraba cuales serían las virtudes y obsesiones de su autoría. Además contó con Robert De Niro y Harvey Keitel. Una gran película y un gran retrato de los bajos fondos y la mafia neoyorkina.




MALAS TIERRAS, de Terrence Malick. 

Cinta de culto de Malick, cuando se le consideraba un maestro y una figura también de culto por haber realizado un par de cintas sensacionales y haber desaparecido del mapa hasta su reaparición 20 años después, en 1998. Poética y lírica versión de una especie de Bonnie & Clyde de estética deslumbrante.




MATAR O NO MATAR, ESE ES EL PROBLEMA, de Douglas Hickox. 

Divertida comedia negra, que se sumerge también en el terror, protagonizada por el gran Vincent Price, que encarna a un actor que se venga de los críticos que no le valoran como merece…


OPERACIÓN DRAGÓN, de Robert Clouse. 

El gran éxito de Bruce Lee. Un clásico para los amantes de las artes marciales.




PAPILLON, Franklin J. Schaffner. 

Clásico de Schaffner con unas magistrales interpretaciones de Dustin Hoffman y Steve McQueen. No hace justicia al libro, dicen, pero es una película espléndida y escalofriante.




PAT GARRETT Y BILLY EL NIÑO, de Sam Peckinpah. 

Otro gran clásico de Peckinpah, con todas las claves de su estilo y una poesía de la violencia y la melancolía como sólo él sabía hacer.




PRIMAVERA EN OTOÑO, de Clint Eastwood. 

Para los que se sorprendieron con el romanticismo de Eastwood en “Los puentes de Madison” (1995), traigo esta cinta, muy desconocida en su filmografía, donde ya dejaba muestras de ese talento y sensibilidad.


ROBIN HOOD, de Wolfgang Reitherman. 

Clásico iconográfico de Disney. Ese look de Robin Hood, su traje verde, su gorrito… Los que la vieron de niño la tienen en un altar.


SALVAD AL TIGRE , de John G. Avildsen. 

Jack Lemmon ganó un merecido Oscar por este drama intimista del director de “Rocky”.


SCORPIO, de Michael Winner. 

Un buen thriller con gran reparto: Burt Lancaster, Alain Delon y Paul Scofield. Intriga, espías y misterio con un resultado más que aceptable.


SERPICO, de Sidney Lumet. 

Clásico policiaco de Lumet basado en hechos reales, con una sobriedad casi documental y un trabajo de Al Pacino sencillamente excepcional. Esta época de Pacino tiene pocos competidores en la historia.




TAL COMO ÉRAMOS, de Sydney Pollack. 

Un drama romántico de gran éxito, pequeño clásico setentero del género. El galán Robert Redford y la brillante Barbra Streisand.


UN LARGO ADIÓS, de Robert Altman. 

Personal adaptación de Altman a Chandler, que personalmente no me convence. Con todo, es una visión original que tiene adeptos gracias a su visión humanizada y cotidiana del detective clásico.


UN TRUENO LEJANO, de Satyajit Ray. 

Un clásico de esta sección. Ray retrata los efectos de la 2ª Guerra Mundial en una familia india.


VIDA DE UN ESTUDIANTE, de James Bridges. 

Aceptable film sobre la competencia en las universidades de prestigio, así como las confusiones de la edad. Irregular pero correcta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario