domingo, 1 de abril de 2018

Crítica de "Feast (Atrapados)" (John Gulager, 2005): Review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)





Feast es una de esas cintas de terror con criatura malvada y sangre a borbotones que asola a un grupo de desdichados que están encerrados en un bar. Esta obra tan poco original en su planteamiento –aunque en realidad aporta más bien poco a la historia del cine- me pareció muy distraída, lo que –a la vista de algunas frikadas de las que os acostumbro a hablar- ya es bastante. Como rasgo diferencial, Feast tiene un inicio simpático en el que una voz en off nos va presentando a los personajes contándonos incluso su esperanza de vida.





Hilarante, amiguitos, ¿no? Porque si por el tipo de cinta que vamos a ver ya sabemos que habrá sangre y que varios de los personajes que pueblan la pantalla serán pasto del monstruo del que se esconden, no es habitual que se presente a un protagonista anunciando que en 70 minutos tendrá una muerte horrenda y a otro diciendo que mejor no preguntar por ello.






De modo que lo mejor de esta película de gore palomitero que me mantuvo en tensión en varios momentos de la historia es que no se toma en serio a ella misma, es decir, que no sigue las pautas típicas del género. El héroe muere el primero, el niño –tipico personaje de este tipo de películas que siempre se salva al final después de esconderse en algún espacio reducido- también palma... y no sigo para no destriparos la historia, pero lo cierto es que a los veinte minutos de película uno ya duda de si se salvará alguien o no. Total que –si os gusta ver litros de sangre, vómitos viscosos, miembros cercenados y toques de humor como la escena del bebé monstruo fornicando oralmente con una cabeza de ciervo disecada- Feast está más que recomendada para pasar el rato con unas palomitas y un refresco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario