domingo, 11 de febrero de 2018

Crítica de "Tank Girl" (Rachel Talalay, 1995): Review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)





Tengo que admitir que no sabía de este personaje a no ser por haber visto alguna portada, por lo cual no tengo ni idea –supongo que sí- de si Talk Girl sigue fielmente alguna de las aventuras de Rebeca. El caso es que el argumento que la cinta nos cuenta es el de un mundo asolado y desértico en pleno 2033, en el que una corporación llamada Water and Power controla el almacenamiento y distribución del agua sometiendo a la humanidad y luchando contra un grupo disidente autodenominado Destripadores.





En el transcurso de una redada, la corporación detiene a Rebeca, pero esta conseguirá escapar de su cautiverio gracias a la ayuda de Jet –otra prisionera- y contactar con los Destripadores, que son unos canguros humanizados producto de un experimento.






Amiguitos, la peli –que mezcla acción, música rock y un endiablado montaje en el que se alternan dibujos de animación y viñetas estáticas- no tiene ni pies ni cabeza y, aunque su inicio provoca cierto interés, conforme avanza se hace más y más insoportable. Sí, piltrafillas, La chica del tanque es –en definitiva- un cómic en imágenes que no pasa de modesta serie B. Y eso que de haber contado con más presupuesto, un reparto de estrellas, una dirección más inspirada –dicen que en un primer momento se barajó el nombre de Spielberg para llevarla al cine- y unos efectos especiales mejor logrados quizás el resultado hubiese sido más apetecible. Pero no es el caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario