miércoles, 19 de julio de 2017

Roger Waters - Is This The Lifer We Really Want? (2017): Crítica review


por Alberto Iniesta (@A_Maqueda_8)
del blog Discos




Oscuro, profundo y melancólico.

Se ha sacado Waters un disco muy personal, al que cuesta asomarse en un principio pero que termina por atrapar como solo un buen disco puede hacerlo. Y eso es, ante todo, lo que escuchamos con este álbum: casi una hora de una calidad que en todo momento se mantiene bien alta. Y eso que no es un LP fácil: no estamos ante canciones que entren a la primera. Pero es de agradecer (y ya iba siendo hora, la verdad) que un músico del nivel de Roger Waters, o al menos de lo que demostró en Pink Floyd, nos entregue una colección de temas a la altura de la leyenda. No es que los precedentes sean malos: es que a Waters se le pide más. Algo como lo que sí tiene este disco, que empezamos a disfrutar desde ya:




Las tres palabras que he utilizado al comienzo de esto van que ni pintadas para sintetizar a la perfección lo que nos encontramos con este álbum, que mantiene un sonido con algunas pinceladas de Pink Floyd, pero sonando a Roger Waters en pleno año 2017, algo a lo que contribuye (muy bien) el también productor de Radiohead, Nigel Godrich. Uno de los ejemplos más evidentes de actualidad lo encontramos en The Last Refugee, con una letra sobrecogedora: “y soñé que le decía adiós a mi hija. Ella estaba contemplando el mar por última vez”. También la canción que titula el LP contiene una letra que viene a hacer hincapié en la firme candidatura de la envidia como deporte olímpico: “no nos basta con tener éxito, todavía necesitamos el fracaso de otros”. Y remata la faena con un incisivo estribillo en Picture that, que dice así: “imagina un líder sin putas neuronas”. ¿A quién se refiere? La clave la tenemos en los primeros segundos del ya mencionado tema que titula el álbum: Donald Trump.




No obstante, a medida que avanza el disco, se empieza a ver algo de luz al final del túnel. No hay más que fijarse en la letra de una de las composiciones más bellas del disco, Smell the Roses, para darse cuenta: “despierta y huele las rosas, solo hay gritos en el campo de los sueños, solo esperanza al final de la carretera”.

En definitiva, un disco para disfrutar con calma y con la compañía de, por ejemplo, un buen libro que esté a la altura de lo que vas a escuchar. Así lo hizo el que vomita estas líneas, y la experiencia fue cojonuda. Uno de los grandes trabajos que nos ha dado este 2017, sin duda. Alzo mi cerveza por más discos así. Larga vida…

Déjà Vu



Is This the Life We Really Want?



Smell the Roses


Visita DISCOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario