martes, 21 de febrero de 2012

Black Sabbath – Black Sabbath (1970): El nombre del grupo



Con este artículo inicio una miniserie de entradas dedicadas a ese primer disco del grupo Black Sabbath de título homónimo, publicado en 1970. El año 2010 supuso por tanto el 40º aniversario de su alumbramiento. He podido saber que ese primer disco salió al mercado el 13 de febrero de ese año (fue una pena que no hubiese mes 13 para redondear la cosa, pues el disco se pretendía diabólico desde su nombre a su portada, por no hablar de los tonos tétricos de su música). Serán cuatro pinceladas de curiosidades que quizá ya se sepan, pero como me apetece, pues a ello que me pongo. 

El nombre del grupo (antes Earth), Black Sabbath, coincide con el del tema que abre ese primer disco, cuya letra es del bajista, componente del grupo hasta 1984, Greezer Butler. Pero vayamos al grano. El nombre puede traducirse al español como 'Sábado Negro', aunque quizá lo más apropiado sería equipararlo con 'Sabbat Negro'. Este día, el Sabbat, es para la semana judía el séptimo, día de descanso y celebración según prescribe el Antiguo Testamento. Pero, más aún, Sabbat es palabra que está unida a la celebración del aquelarre o reunión de brujas con el demonio en figura de macho cabrío. Así las cosas, Sabbat y aquelarre vienen a ser sinónimos. Añadir a Sabbath (en inglés) el adjetivo Negro (Black) permite entonces que el apellido no responda a algo gratuito, sino que inmediatamente lo relacionemos con la magia negra y con la nigro-mancia. De este modo, la traducción más acorde con lo que entraña la semántica de este nombre quizá sería la de 'Aquelarre Negro', que es por la solución por la que nos inclinamos nosotros.


Más allá del significado y la traducción precisa del nombre, que deja retratados los intereses y enfoque de su música y letras, deseábamos saber si había sido nombre original o tomado de otro sitio. Y al parecer detrás de él anda escondido el título de la película del italiano Mario Bava (junto a Salvatore Bellitteri) Las tres caras del miedo, cuyo título original en italiano fue I Tre volti della paura. El asunto es que la peli fue traducida al inglés libremente como Black Sabbath (The Three Faces of Fear). Se hizo pública en 1963 y en ella tiene un papel Boris Karloff, concretamente en la segunda parte, pues consta de tres cuentos de terror independientes. La peli se la he escuchado nombrar a Tarantino como una de sus favoritas, y desde luego no os dejará indiferentes, y aunque son de esas algo irregulares y de prematura vejez, vale la pena echarle un ojal. Ya os digo que fue una de las que se me quedaron fuera de la lista de 25 que hicimos sobre las mejores películas de los años 60, que otro día traeré por aquí para dejarla también archivada en este blog propio. La chica del cartel primigenio de la película no puede negarse que tiene un sospechoso parecido con la ¿mujer? que aparece en la portada del disco. En fin.

También se cuenta que el mismo Butler tuvo la visión de una figura negra sentada sobre su cama, se lo contó a Ozzy y de ahí surgiría el nombre. Butler había leído un libro de brujería por aquellas fechas, de modo que la cosa vino que ni pintada. Más que nada porque, además, la peli comentada era de las favoritas del bajista.




En fin, ¿quién iba a pensar que ese nombre, Black Sabbath, llevaría posteriormente a juicio a Iommi (pobre Iommi, hoy convaleciente) y a Ozzy por su apropiación? Juicio que, por otro lado, acabaría (al menos de cara al público) de una manera amistosa precisamente el pasado 2010. 

Y por ahora lo abandono. Ya sabéis que quien quiera dejar alguna otra información al efecto, para eso están los comentarios. Se agradecerá. Os emplazo al siguiente capítulo sobre este disco fenomenal, innovador, donde se fraguó ese estilo que identifica a la banda de Birmingham, que a mí me encanta (no sé si se ha notado: era el dibujo de mi antiguo avatar y he querido definitivamente que en el título de este blog debía figurar ese nombre de Sabbath).

[Una versión de este artículo fue publicada por mí en el pasado para Rockthebestmusic].

Ángel Carrasco Sotos

10 comentarios:

  1. Ya era hora de verte al frente de tu porpio blog.
    Ya estás enlazado.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Thanks, Rockland, se agradece porque ya sabes cómo son estos comienzos. Ya sabes que me asomaré con asiduidad por la ventana de tu casa, más que nada para seguir aprendiendo.
    Salus.

    ResponderEliminar
  3. Saludos mi querido amigo ! El disco que mas terror me dio posado en una batea ,de pequeño tuve que decirle a mi hermano mayor para que vaya a comprarlo pues no me animaba jejeje
    Has acertado en el nuevo nombre del blog magnificamente .
    Un abrazo profesor

    ResponderEliminar
  4. Pues todavía no sé si me gusta. Después de ponerlo se me ocurrió que quizá hubiese mejorado si le hubiese puesto simplemente Zep Rock Sabbath. En fin, hecho está, y gracias por tu comment, doctor del blues.
    Un abrazo para la Pampa.

    ResponderEliminar
  5. Para varios post que te va a dar el Black Sabbath. Aun estuve escuchando hace un par de días The Warning, mi corte favorito del disco.

    Un abrazo y buena suerte con el blog Anxeliño!

    ResponderEliminar
  6. Warning es una maravilla, my friend, pero también The Wizard, Black Sabbaty y... todas, coño.

    En fin, te creía perdido. Un gusto leerlo por aquí.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Menudo nombre y menuda manera de empezar! Así da gusto.
    Salud.

    ResponderEliminar
  8. Ángel!!! Me estreno en tu recién estrenado blog y no hay mejor manera de hacerlo con EL DISCO MÁS TERRORÍFICO DE TODOS LOS TIEMPOSSSS!!

    Por mi parte ya estás enlazado amigo.

    ResponderEliminar
  9. Como es que no he sabido de este blog antes? Por lo que veo esta perfectamente echo a tu medida.Y Nada mejor que este crepuscular disco para deleitarnos!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Paula: Lo del nombre aún no ando muy convencido, pero puede valer. Salud.

    Pupilo: Gracias por enlazarla. Es EL MÁS terrorífico: lo demás son imitaciones, jaja.

    Tsi: Máster, sigue siendo el de estos días; solo ha habido un cambio de nombre. Abrazo.

    ResponderEliminar